5/2/13

Psicodiagnósticos En Juicios De Adopción


En los procesos de adopción se requiere la realización de un psicodiagnóstico a los aspirantes que se convertirán, llegado el momento, en los padres del niño que se integrará a la familia.
El profesional de la psicología no debe perder nunca de vista cuál es el horizonte del estudio que se le solicita y, en mérito de ello, tanto las conclusiones finales del proceso psicodiagnóstico como la elección de las técnicas de exploración psicológica administradas a lo largo del mismo deben ser coherentes con su finalidad.
Así como en un psicodiagnóstico destinado a evaluar la existencia de un daño psíquico y el grado de incapacidad determinado por un trastorno mental, el énfasis está puesto en un diagnóstico psicopatológico; en el caso de un psicodiagnóstico destinado a un juicio de adopción el énfasis estará puesto en todos aquellos elementos capaces de evidenciar la capacidad de los integrantes de la pareja para incluir a un tercero en el hogar, tercero simbólico en la psiquis de cada uno de los miembros de la pareja parental.
No significa esto que pueda pasarse por alto la evaluación clínica respecto de la existencia de una patología psíquica de importancia en los futuros padres, ya que por ej. los trastornos psicóticos, los trastornos relacionados con abuso de sustancias, etc. constituyen un obstáculo que debe informarse si es detectado. Significa que la temática adoptiva es el punto central de evaluación una vez que la patología mental ha sido debidamente descartada.
Así es que las técnicas proyectivas como el H.T.P., muy útiles en la evaluación y en la objetivación de trastornos de ansiedad en los psicodiagnósticos orientados a diagnosticar patología, pueden y deben ser evaluados de acuerdo a lo que se busca saber en un caso de adopción. Esto implica alejarse de una inútil evaluación mecánica de una técnica proyectiva para poder realizar una tarea artesanal en la que se considere en primer lugar cuál es el objetivo de la evaluación para no pasar por alto lo que realmente es importante y saturar las conclusiones con detalles innecesarios que nunca serán de utilidad para nadie.
El objetivo es conocer algo de los integrantes de esa pareja, de sus deseos, de su capacidad para relacionarse entre sí y con los demás. Si las conclusiones de un psicodiagnóstico se pierden en datos y detalles irrelevantes y no logra describir algo acerca del lugar que existe para el niño que será adoptado en la psiquis de quienes lo esperan, la tarea habrá fracasado aún cuando el trabajo haya sido tan exhaustivo como engorroso.
Indicadores como puertas y ventanas, adecuadas ramas en el árbol, brazos extendidos son más importantes que detenerse a evaluar algún signo de ansiedad en los trazos o la presión del lápiz sobre el papel.


Esta obra cuyo autor es Lic. Germán G.De Stéfano está bajo una licencia deReconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de CreativeCommons.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en 
http://www.safecreative.org/user/1207070641723