4/2/13

Atención y Concentración: Test de Toulouse en Psicología Forense


Como se señaló en entradas anteriores, en los casos de accidentes de trabajo o accidentes de tránsito, como así también de mala praxis médica, el Trastorno Por Estrés Postraumático (PTSD) es una patología que sobreviene frecuentemente a las víctimas.

Uno de los criterios diagnósticos DSM IV para el mencionado trastorno refiere a “síntomas persistentes de la activación (arousal)”, entre los cuales se encuentra la dificultad en las funciones psíquicas de atención y concentración.

La entrevista clínica y adecuada evaluación de la semiología proporcionarán datos acerca de los signos que den cuenta de alteraciones, las cuales podrán ir desde una ocasional tendencia a la distracción hasta severas dificultades para mantener una conversación o poder dirigir la atención voluntariamente a un tema nuevo, pero en algunas oportunidades la objetivación y cuantificación de los resultados en casos dudosos a la observación clínica tiene un importante valor diagnóstico.

El Test de Toulouse está destinado a la evaluación de estas funciones y su administración dura solo diez minutos; utilizándose un protocolo al que se coloca un carbónico en el reverso para que queden marcados los aciertos, errores y omisiones del examinado.



ADMINISTRACIÓN:
La consigna es que el sujeto mire las tres figuras de arriba y que tache con una línea las que sean iguales a esas tres, comenzando arriba y de derecha a izquierda. Debe hacerlo lo más rápido posible y sin saltear ningún signo. Se le puede decir que pruebe en la última línea para ver que haya entendido la consigna.
Cuando pasa cada minuto se le avisa para que haga una x y luego continúe realizando la prueba. Cuando empieza el minuto 11 termina la prueba, y lo normal es que haya entre 160 y 250 respuestas.

EVALUACIÓN:
Se deben contar:
1- Los aciertos, 2- Las omisiones, 3- Los errores.
La prueba tiene una evaluación cuantitativa y una evaluación cualitativa. Para la cuantitativa, el número de aciertos debe ser de 160/250; el número de fallos (aciertos + omisiones) no debe superar el 10% de los aciertos; y los errores no deben superar el 20% de las omisiones.
Si aparece alguna de estas alteraciones:
1- El número de aciertos es inferior al esperable: posible inhibición anímica.
2- Si hay más errores que omisiones: posible déficit de inteligencia.
3- Si las omisiones exceden el 20%: puede interpretarse como profunda falta de atención.
Cociente de Concentración= A-E/A+O siendo el índice normal entre 0,93 y 1,00

Esta obra cuyo autor es Lic. Germán G.De Stéfano está bajo una licencia deReconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de CreativeCommons.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en 
http://www.safecreative.org/user/1207070641723